EnglishFrench German Spain Italian DutchRussian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified mesajes de amor y amistadtraductor banderas blogdocumentalesxo descargar un link

domingo, 26 de marzo de 2017

RORATE CAELI: EL ACUERDO ES INMINENTE


La 3ª es la vencida 
Tosatti: “La FSSPX y el Vaticano están a un paso del acuerdo final”
La futura sede romana



1988: El líder de la Sociedad de San Pío X Mons. Lefebvre firma, al día siguiente cambia de opinión cuando Juan Pablo II y el Card. Ratzinger no son claros en cuanto a los obispos.
2012: Mientras como Superior-general de la FSSPX es llamado a Roma a lo que él piensa es la firma final, Ratzinger, ahora Benedicto XVI, tiene uno de los cambios más radicales de su pontificado y, presionado por algunos Cardenales, pide otra declaración doctrinal. El acuerdo cae.
2017: Todos los indicios apuntan a un acuerdo inminente entre el pontífice ultra-liberal de Argentina, Francisco y la ultraconservadora Sociedad Tradicionalista.
Este lunes por la noche en Roma, el corresponsal religioso Marco Tosatti (con Sandro Magister, el mejor intérprete del pontificado actual) confirma que sólo una serie de firmas separa a la Sociedad de la plena integración dentro de la Iglesia.
No sólo eso, sino que confirma la noticia de Rorate: A diferencia de la falsa noticia que se extendió el mes pasado sobre la Iglesia de Santa María en el Cerro Esquilino (que pertenece al Vicariato de la Ciudad del Tiempo y no está a la venta), el edificio que está siendo negociado para la sede romana de la Sociedad es el siguiente:
Es la Iglesia y antigua escuela y convento de las Hermanas de la Inmaculada Concepción, un complejo que incluye la Iglesia de Santa María Inmaculada y San Benito José Labre, en el barrio Tuscolano de Roma (esquina de Via Monza y Via Taranto), muy cerca de la Basílica de la Santa Cruz en Jerusalén y cerca de la Catedral de Roma, San Juan de Letrán.
Lo sabemos porque nos hemos enterado que las Hermanas ya han contactado con la congregación de la Curia Romana apropiada y están esperando la autorización para continuar las negociaciones.

***
Francisco y la FSSPX: Realmente es una cuestión más de “cuándo” que de "si".

sábado, 25 de marzo de 2017

VEN. SOR MARÍA DE JESÚS DE ÁGREDA - RELATO DE LA ANUNCIACIÓN



Habló Su Majestad al santo arcángel Gabriel con aquella voz o palabra que les intima su santa voluntad; y aunque el orden común de ilustrar Dios a sus divinos espíritus es comenzar por los superiores y que aquéllos purifiquen e iluminen a los inferiores por su orden hasta llegar a los últimos, manifestando unos a otros lo que Dios reveló a los primeros, pero en esta ocasión no fue así, porque inmediatamente recibió este santo arcángel del mismo Señor su embajada.

A la insinuación de la voluntad divina estuvo presto san Gabriel, como a los pies del trono, y atento al ser inmutable del Altísimo, y Su Majestad por sí le mandó y declaró la legacía que había de hacer a María santísima y las mismas palabras con que la había de saludar y hablar; de manera que su primer autor fue el mismo Dios, que las formó en su mente divina, y de allí pasaron al santo arcángel, y por él a María purísima. Reveló junto con estas palabras el Señor muchos y ocultos sacramentos [misterios] de la encarnación al santo príncipe Gabriel, y la santísima Trinidad le mandó fuese anunciase a la divina doncella cómo la elegía entre las mujeres para que fuese Madre del Verbo eterno y en su virginal vientre le concibiese por obra del Espíritu Santo, y ella quedando siempre virgen; y todo lo demás que el paraninfo divino había de manifestar y hablar con su gran Reina y Señora.

Luego declaró Su Majestad a todo el resto de los ángeles cómo era llegado el tiempo de la redención humana y que disponía bajar al mundo sin dilación, pues ya tenía prevenida y adornada para Madre suya a María santísima, como en su presencia lo había hecho, dándole esta suprema dignidad. Oyeron los divinos espíritus la voz de su Criador y, con incomparable gozo y hacimiento de gracias por el cumplimiento de su eterna y perfecta voluntad, cantaron nuevos cánticos de alabanza, repitiendo siempre en ellos aquel himno de Sión: Santo, santo, santo eres, Dios y Señor de Sabaot. Justo y poderoso eres, Señor Dios nuestro, que vives en las alturas y miras a los humildes de la tierra. Admirables son todas tus obras, Altísimo, encumbrado en tus pensamientos.

Obedeciendo con especial gozo el soberano príncipe Gabriel al divino mandato, descendió del supremo cielo, acompañado de muchos millares de ángeles hermosísimos que le seguían en forma visible. La de este gran príncipe y legado era, como de un mancebo elegantísimo y de rara belleza: su rostro tenía refulgente y despedía muchos rayos de resplandor, su semblante grave y majestuoso, sus pasos medidos, las acciones compuestas, sus palabras ponderosas y eficaces y todo él representaba, entre severidad y agrado, mayor deidad que otros ángeles de los que había visto la divina Señora hasta entonces en aquella forma. Llevaba diadema de singular resplandor y sus vestiduras rozagantes descubrían varios colores, pero todos refulgentes y muy brillantes, y en el pecho llevaba como engastada una cruz bellísima que descubría el misterio de la encarnación a que se encaminaba su embajada, y todas estas circunstancias solicitaron más la atención y afecto de la prudentísima Reina.

Todo este celestial ejército con su cabeza y príncipe san Gabriel encaminó su vuelo a Nazaret, ciudad de la provincia de Galilea, y a la morada de María santísima, que era una casa humilde y su retrete un estrecho aposento desnudo de los adornos que usa el mundo, para desmentir sus vilezas y desnudez de mayores bienes. Era la divina Señora en esta ocasión de edad de catorce años, seis meses y diecisiete días, porque cumplió los años a ocho de septiembre, y los seis meses y diecisiete días corrían desde aquél hasta éste en que se obró el mayor de los misterios que Dios obró en el mundo.

La persona de esta divina Reina era dispuesta y de más altura que la común de aquella edad en otras mujeres, pero muy elegante del cuerpo, con suma proporción y perfección: el rostro más largo que redondo, pero gracioso, y no flaco ni grueso, el color claro y tantico moreno; la frente espaciosa con proporción; las cejas en arco perfectísimas; los ojos grandes y graves, con increíble e indecible hermosura y columbino agrado, el color entre negro y verde oscuro; la nariz seguida y perfecta; la boca pequeña y los labios colorados y sin extremo delgados ni gruesos; y toda ella en estos dones de naturaleza era tan proporcionada y hermosa que ninguna otra criatura humana lo fue tanto. El mirarla causaba a un mismo tiempo alegría y reverencia, afición y temor reverencial; atraía el corazón y le detenía en una suave veneración; movía para alabarla y enmudecía su grandeza y muchas gracias y perfecciones; y causaba en todos los que advertían divinos efectos que no se pueden fácilmente explicar; pero llenaba el corazón de celestiales influjos y movimientos divinos que encaminaban a Dios.

COMENTARIO ELEISON Número DVI (506) - 25 de marzo de 2017

Declinando Lentamente – I
Si no vivo a la altura de lo que pienso,
Caerá al nivel de mi vida mi pensamiento.
Aquí sigue un testimonio resumido desde los Estados Unidos que da en el clavo en muchos aspectos:—
La Fraternidad de San Pío X ha sido rediseñada (“rebranded”) y ya no es lo mismo que era. Así como la FSSPX original pertenecía a la Iglesia Católica, así la neo-Fraternidad pertenece a la neo-Iglesia. Para aquellos suficientemente viejos como para recordar, es como el Vaticano II de nuevo, aún peor, porque esta vez no hay ataque doctrinal directo ni un Concilio importante, sino que la revolución está siendo diseminada por una lenta, casi imperceptible, transformación social.
Pues, mientras que las apariencias de Tradición se mantienen, el Movimiento Tradicionalista está siendo lentamente cambiado desde dentro. Exteriormente y materialmente, las cosas parecen ser más exitosas que nunca, con crecientes cantidades de dinero y edificios, pero interna y espiritualmente hay decadencia porque la enfermedad del modernismo está imperceptiblemente infectando sus filas. Una variedad de síntomas indican que el modernismo es el mismo, por ejemplo, los nuevos sacerdotes jóvenes de la Fraternidad con caritas felices que son exactamente como los “sacerdotes de la paz” de las décadas de los 60 y 70, como el gran Cardenal Mindszenty los llamaba. Pero a diferencia de las generaciones anteriores de sacerdotes, ellos carecen de masculinidad, al igual que algunos de los de los principales profesores laicos de la Neo-FSSPX.
Así la Misa es todavía Tradicional, pero toda la cultura que la rodea es Novus Ordo. Los Tradicionalistas quieren preservar la Antigua Misa y los Sacramentos, y algunos también la moral del Catecismo, pero al mismo tiempo quieren tener todo lo demás que el mundo moderno tiene para ofrecer. Esto hace a muchos de los supuestos Católicos Tradicionales, afuera de la Misa y los Sacramentos, en gran parte indistinguibles de sus contrapartes en el resto del mundo moderno. Las estadísticas son las mismas cuando se trata de divorcio, nulidad, “madres solteras”, etc. Si los Tradicionalistas quieren ir con el mundo moderno, no pueden permanecer con la verdadera religión. Es lo uno o lo otro.
Tal como es, el Movimiento Tradicionalista se está ahora abriendo al mundo para volverse socialmente aceptable y normal, y el proceso de modernización está en camino, lento pero seguro. Hay una nueva generación joven a cargo y ellos están cambiando las cosas. Los viejos, extravagantes y vergonzosos intransigentes han sido reemplazados, y la Tradición tiene una nueva imagen, un rostro joven, feliz y amistoso. La Iglesia oficial tuvo su aggiornamento cincuenta años atrás, la Fraternidad está siendo actualizada hoy. La vieja generación que peleó tantas batallas para preservar las cosas, está siendo reemplazada ahora por una nueva generación que nunca conoció al Novus Ordo, o como éste vino a suceder, y nunca ha tenido que luchar por nada. Los jóvenes de hoy tienden a haber crecido en una burbuja Tradicional y tienen demasiado poco conocimiento de la guerra de ayer, trasfondo de la de hoy. Antes del Concilio, Bella Dodd atestiguó sobre la infiltración Comunista en la Iglesia. ¿Estamos tan seguros que no se está haciendo lo mismo ahora al Movimiento Tradicionalista?
Era todo demasiado predecible. No siendo infalible ni indefectible, la Fraternidad está ahora atravesando por lo que la Iglesia atravesó cincuenta años atrás – infiltración, compromiso, desintegración y el mismo proceso de autodemolición. Monseñor Lefebvre hubiera notado el cambio radical inmediatamente, pero un gran número de las ranas en la cacerola de la Fraternidad ni siquiera han notado que se están cocinando a fuego lento. Monseñor “transmitió lo que recibió” pero ¿cómo puede la nueva generación transmitir lo que ya no está recibiendo? Luego escuchamos que la “inevitable reconciliación” está al alcance de la mano. La FSSPX será aceptada como parte de la neo-Iglesia y a la inversa, ella tendrá que aceptar la neo-Iglesia. Será ahora simplemente una de las muchas capillas laterales en el Panteón del Nuevo Orden Mundial. Y, en cuanto a la “reconciliación”, ¿qué lado ha cedido al otro? ¿Se ha vuelto Católica la Iglesia Conciliar? ¡Lejos de ello!
Vean la próxima semana más ejemplos del mismo testigo.
Kyrie eleison.

HOY ES LA FIESTA DE LA ANUNCIACIÓN


La Virgen de la Anunciación, Murillo

IN MEMORIAM - MONS. MARCEL LEFEBVRE




“Guardemos la fe por encima de todo, es por ella que Nuestro Señor ha muerto, a causa de la afirmación de su divinidad, es por ella que han muerto todos los mártires, es por ella que se han santificado todos los elegidos. Huyamos de los que nos la hacen perder o que la disminuyen." 
Itinerario Espiritual

viernes, 24 de marzo de 2017

LA FSSPX DE INDIA PARTICIPA EN ZOOLÓGICO ECUMÉNICO

El P. Stehlin, Superior del distrito de Asia, y Mons. Fellay en una fotografía reciente.


Foro Archbishop Lefebvre

El Zoológico Ecuménico está orgulloso de presentar a la FSSPX como parte de sus atracciones en su “Programa de Cuaresma” en India. 
El P. Karl Stehlin FSSPX, Superior de Asia, participará dando un retiro de cuaresma con una “Misa en latín incluida”, en la Parroquia 100% modernista Annai Vailankanni (N. Sra. de la Salud) de Chennai.



Anuncio de misas a la carta: en inglés, en tamil y en latín: 



Algunas fotos de esa Parroquia:

Misa concelebrada

 Vista panorámica de la Parroquia, de "innovador" estilo arquitectónico, a tono con el de la nueva capilla de Madrid...


¡AH! PERO "NADA HA CAMBIADO EN LA FSSPX"

LA DOCTRINA Y LA ACCIÓN




En los años ’60, el concilio Vaticano II logró imponer, sin grandes dificultades, toda una enseñanza doctrinal contraria a la doctrina tradicional de la Iglesia. Todos aquellos errores que habían sido condenados por el Magisterio de los Papas anteriores, aparecieron de pronto rehabilitados, divulgados, aceptados y practicados, aunque aparentemente sin ninguna ruptura, mediante documentos deliberadamente ambiguos, pero no tanto como para que no se pudiera entender aquellos errores que se querían imponer. Uno se pregunta ¿cómo pudo ocurrir tal cosa? ¿Cómo los católicos pudieron aceptar que de un dia para otro la Iglesia comenzara a enseñar lo opuesto que hasta entonces había enseñado? La respuesta está en la ignorancia religiosa de la mayoría de los católicos de entonces, y en la cobardía de los jerarcas de la Iglesia que no fueron partícipes directos de la subversión conciliar.

Se ve claramente que los católicos de aquel tiempo no conocían los documentos del Magisterio, y quizás ni siquiera bien su Catecismo. Las magníficas enseñanzas de las encíclicas contra los errores modernos  de todos los últimos Papas, habían sido pasadas por alto, encubiertas, desdeñadas, dando lugar a una obediencia ciega, obsecuente, cómoda, hacia la figura del Papa. El rendir culto al “dulce Cristo en la tierra” servía de coartada para evitar los deberes propios del cristiano, en particular la formación acerca de las verdades reveladas y en la recepción de las enseñanzas magisteriales, verificando si las mismas se correspondían o no con la enseñanza de la Tradición (cfr. advertencia de S. Pablo). Una despreocupación por la verdad, estimulada por la nueva era de confort traída por las repúblicas democráticas, más un sentimiento de orgullo ante lo que parecía –americanismo de por medio- un triunfo de la Iglesia en el mundo (el “cincuentismo”), crearon el ambiente propicio para que los católicos, habiendo bajado la guardia, se tragaran toda la revolución conciliar, sin casi advertirla y menos resistirla. El trabajo combinado de las logias y los medios de comunicación, más el propio desinterés de los católicos por la verdad, rindieron sus frutos a la Contra-Iglesia. La batalla doctrinal modernista fue casi enteramente ganada, excepto por un perqueño grupo encabezado por un arzobispo, Mons. Marcel Lefebvre, que amaba y conocía la verdad y tuvo la gracia de resistir. Entonces la Tradición fue salvada.  

Cuarenta años más tarde, la Contra-Iglesia ya no podía tolerar más que este grupo recalcitrante, mucho mayor en número, en obras, en repercusión, continuase su tenaz oposición a la revolución conciliar. La iglesia conciliar había intentado todas las maniobras, todas las argucias, para intentar doblegar a la congregación del intransigente Arzobispo. Todas fracasaron. ¿Por qué? Porque en medio de estas estratagemas, estaba siempre presente el tema doctrinal. Y, a diferencia de lo que pasó en los años ’60, los “lefebvristas” tenían muy en claro el problema doctrinal de la Roma modernista. Por ese lado, no sería posible capturar la tan ansiada presa. Es así que un astuto político devenido Papa, recibió la encomienda de lograr sacar al fin al pez –que había mordido hacía tiempo el anzuelo- del agua, para llevarlo a una pecera de Roma.

La maniobra, entonces, no apuntó a la doctrina, sino a la acción. Demasiado atentos a la doctrina, la subversión de los agentes liberales de adentro se centró en la forma de actuar hacia Roma, que varió y se opuso a la forma de actuar anterior. La doctrina fue dejada a un lado, para centrar el foco en la manera de actuar de la congregación. Nadie cuestionaría en Roma su defensa de la doctrina, sino su modo “restrictivo”, casi “sectario” de defenderla. Había que compartir esa doctrina con los otros, y para eso, volver a Roma, pues sino se corría el riesgo de volverse “cismáticos”. “Es cismático no el que no obedece sino el que no convive. Por eso estaría más en la Verdad el ecuménico rabino que el aislado Mons. Lefebvre” (P. Calderón, “La lámpara bajo el celemín”, p. 127). Pero, ¿cómo los miembros de la congregación no veían esta maniobra astuta de los enemigos romanos para intentar capturarlos? Simple: ellos no olvidaron la doctrina, pero olvidaron la forma de actuar de su fundador. Mediante el lenguaje ambiguo o el doble lenguaje, en cada acción hacia Roma siempre pareció quedar indemne el tema doctrinal. Entonces no pareció que se corriera riesgo al continuar los diálogos, las negociaciones, las tratativas, los encuentros cordiales, con los liberales de Roma. Así como los católicos cincuentistas cerraban los ojos ante todo lo que venía desde el Papa, así estos “lefebvristas” cerraban los ojos ante todo lo que venía de su Superior general. Como ya se creían en posesión de la verdad, y esta la tenían bien guardada en sus depósitos, no podían perderla, no debían temer el riesgo de dejar de tenerla, no necesitaban revisar sus vasijas de barro, para ver si conservaban todo el contenido o no. Se creyeron seguros, debido a que tenían la buena doctrina. Y olvidaron que los enemigos no solo pueden estar enfrente, sino que la maniobra más exitosa del enemigo es infiltrarse dentro de las propias filas. Más aún, en los más altos puestos de las propias filas.

Lo que hacía falta en la tormenta que amenaza hundir la barca de Pedro, no era justamente un concilio (Vaticano II), sino que la mano firme del Papa mantuviera el timón en la dirección de los principios de siempre, pues parece cierto que el nuestro no es tiempo de especulación sino de acción”. Esta cita del P. Calderón (de su libro “La lámpara bajo el celemín”, las negritas son nuestras) nos lleva a decir (cosa que no dice o no ve el propio P. Calderón) que lo que hacía falta en la tormenta que amenazaba a la Tradición (y a la FSSPX) no eran justamente diálogos y negociaciones con Roma, sino que el Superior general mantuviera el timón en la dirección de los principios de siempre, enseñados por Mons. Lefebvre, que pueden resumirse en esta frase: "Todo sacerdote que quiere permanecer católico tiene el estricto deber de separarse de esta iglesia conciliar." Pero Mons. Fellay es un diplomático, Mons. de Galarreta un político, y Mons. Tisier un teórico, ninguno de los cuales estaba preparado para la acción de combate en esta guerra entre la Iglesia y la Contra-Iglesia. El único obispo de acción contrarrevolucionaria fue Mons. Williamson, alguien que comprendió mejor que los otros a Mons. Lefebvre, el cual entendió perfectamente que la doctrina no se sostiene por sí sola, sino por aquellos hombres que combaten por ella. Hoy, asociados al obispo inglés, tenemos a otros dos obispos intachables, fieles hijos de Mons. Lefebvre: Mons. Faure y Mons. Dom Tomás de Aquino OSB. Y próximamente a un cuarto, P. Zendejas. Los obispos, como afirma San Pío X,  deben preservar las almas de los errores y las seducciones que por todas partes les salen al paso, deben instruirlas, prevenirlas, animarlas y consolarlas (cfr. “Vehementer nos”). Les pedimos que sigan por este camino, con mano firme en el timón. Y para eso procuramos ayudarlos filialmente, desde estas páginas o desde la trinchera donde Dios nos quiera usar.

¿Qué maniobra utilizará el enemigo para intentar hacer sucumbir a esta pequeña Resistencia? Por lo pronto, contra esos dos errores fatales que siempre mencionara Mons. Lefebvre, el ralliement liberal con Roma, y el farisaico sedevacantismo, desde la SAJM se han tomado las medidas necesarias –desde sus propios estatutos- para ponerse en guardia contra ellos. Pero, como los hombres son débiles y el diablo no descansa, habrá que estar siempre con la guardia en alto, los ojos abiertos, y de rodillas implorando, a la espera del triunfo de María, de su Corazon Inmaculado.
Juan Infante

jueves, 23 de marzo de 2017

RECONCILIACIÓN CON ROMA: LA ÚNICA CONDICIÓN NECESARIA



¿RECONCILIACIÓN CON ROMA?

Periodista: ¿Cree usted posible una reconciliación con Roma?

Mons. de Castro Mayer: No existe oposición entre nosotros y la Roma de los Apóstoles, la Roma católica regada por la sangre de los mártires. Es suficiente que las autoridades de la Iglesia se reconcilien con la Tradición infalible de Roma, que ellos condenen las desviaciones del concilio Vaticano II y las locuras de ese maligno “espíritu del Concilio”, y la reconciliación será automática, ipso facto.

Entrevista a un diario brasileño, 29 de septiembre de 1989. Le Sel de la terre N° 37, verano 2001.

miércoles, 22 de marzo de 2017

VALOR Y VILLANÍA

Resultado de imagen para dubia cardenales

Es difícil descartar la posibilidad de que en la actual crisis de la Iglesia se estén empleando ciertas tácticas a las que antes los comunistas recurrieron exitosamente. El bullado incidente de las dubia va siendo olvidado gradualmente. En los últimos días se ha dicho que los cuatro Cardenales que presentaron las dubia han desistido de hacer una corrección pública a Francisco. Esto prueba que tuvimos razón al calificar lapidariamente ese episodio como una "escaramuza entre liberales".

Un factor determinante en la actual crisis de la Iglesia es la debilidad, la falta de fortaleza y de virilidad de los Pastores. Retroceden ante el lobo. No habrá una verdadera contrarevolución desde dentro (como muchos ilusos quieren creer) porque aunque en la Jerarquía oficial de la Iglesia hay todavía mucha gente bien intencionada, ya no hay nadie con una mente clara acerca de la actual crisis, con la necesaria fortaleza y con una voluntad suficientemente firme. Y por eso mismo los modernistas ahora quieren integrar a la FSSPX, a fin de tener bajo su control a lo que quedaba de más sano en la Iglesia. Simple. Por qué sucede que, desde hace algunos años, Mons. Fellay no ve esto, sigue siendo un misterio.

FUENTE (en inglés - extracto)

Valor y Villanía

"La corrección formal [en lo de las dubia] todavía está en curso… Sólo espere. Ya verá. Cualquier día de estos los prelados emitirán una fuerte declaración". Los rumores deambulan por la Ciudad Eterna y por todo el mundo vía internet; y sin embargo lo único que hemos obtenido es mucha espera y nada en concreto. 

La resistencia al bulldozer Bergogliano sigue siendo inexistente frente a los ataques abiertos contra los católicos, el Santo Sacerdocio y la Santísima Eucaristía. Ningún clérigo se levantará. Por lo tanto, las campañas de rumores que insinúan una insurrección católica llevada por los cobardes eclesiásticos de Roma no nos impresionan, y siguen siendo dignos solamente de la  escasa atención de los católicos.

Los comunistas soviéticos dedicaron una enorme cantidad de tiempo y esfuerzo engañando a Occidente, con un éxito sin precedentes, a través del uso estratégico de la desinformación. La desinformación implica la publicación de declaraciones cuidadosamente elaboradas destinadas no sólo a desviar a los opositores del comunismo hacia una actividad ineficaz, sino también hacer avanzar los objetivos políticos a largo plazo de los comunistas y, por lo tanto, se extiende mucho más allá de un simple engaño momentáneo. Las campañas de desinformación de estilo soviético eran (y creo que siguen siendo) modeladas en patrones. Uno de estos patrones fue oficialmente llamado el Patrón de Debilidad y Evolución. Utilizando este patrón, los soviéticos trataron de convencer a Occidente de que el atraso económico de los países del bloque obstaculizaba cosas como la innovación y el desarrollo tecnológico, y que los comunistas rusos se estaban volviendo menos ideológicos. Esto es falso. El comunismo es una ideología pura e implacable. Debilidad y evolución sirvieron para dividir la resistencia de Occidente y atraer la ayuda internacional a los llamados moderados detrás de la Cortina de Hierro, financiando así el propio Comunismo. 

Tal vez nosotros, comunicadores católicos (aquellos de nosotros impulsados por el amor a la Santa Madre Iglesia a hablar, a combatir y alentar de cualquier manera que podamos) debemos adoptar una comprensión más profunda y más astuta del rumor romano, uniendo a nuestra aprehensión de sus informaciones, el principio de desinformación estratégica.

¿Podrían estos rumores susurrados aquí y allá, junto con la postura vacía mencionada anteriormente de tantos prelados, servir a un objetivo de largo alcance a la política de Novus Ordo? Específicamente, ¿los torbellinos de las insinuaciones Vaticanas perpetúan deliberadamente la ilusión de que en algún lugar de la Jerarquía un hombre real, con una verdadera fortaleza, sin temor a los conflictos, está dispuesto a desencadenar una esperada contraofensiva? Es hora de que los católicos dejen de ser tan crédulos. Si la guerra es el infierno, entonces infernal también es la guerra psicológica contra los fieles ingenuos pero bien intencionados. La amarga experiencia nos enseña que el Cardenal que hoy sacude su puño retórico contra Bergoglio firmará el juramento de lealtad de Yo amo a Jorge mañana. 

¿Alguno de estos rumores ha precipitado una sola vez una actividad contrarrevolucionaria genuina? Que las Dubia respondan a esta pregunta, y hasta que se demuestre lo contrario, tomemos los rumores de Roma como provenientes de los villanos vaticanos.

lunes, 20 de marzo de 2017

MARCO TOSATTI: LA FSSPX A UN PASO DE LA FIRMA DEL ACUERDO

FUENTE (Extracto)
Me dicen buenas fuentes que la FSSPX y el Vaticano están a un paso del acuerdo. En realidad, según algunos, sólo faltan las firmas; y se está a la espera que Mons. Fellay de los últimos retoques a su situación interna, para llegar después al gran paso: el regreso total y oficial, como Prelatura personal, de los lefebvrianos en el seno de la Iglesia de Roma.  De este modo Francisco lograría llevar a término un recorrido que tuvo principio en el pontificado de Benedicto XVI, y que se estancó por cuestiones teológicas; pero ahora han sido superadas por la disposición del Papa a no pedir que todos los puntos sobre las "I" estén definidos y claros. Además, incluso Mons. Lefebvre escribió que si el Concilio Vaticano II fuese interpretado en la hermenéutica de la continuidad, no habría ningún problema para la plena comunión con Roma. Y no hay ningún problema, ya que dentro de la Iglesia, como ya lo dijo Benedicto, el Concilio se lee de esta manera.
En su homilía en Polonia Mons. Fellay ha negado los rumores sobre la compra de un inmueble propiedad de la Vicaría de Roma, Santa María Immacolata all'Esquilino, como la futura sede de la Fraternidad. Y dijo la verdad. Pero en realidad en la perspectiva de una regularización de las relaciones con la Santa Sede, la Fraternidad estaría interesada en el complejo de las Hermanas Inmaculadas de calle Monza, una antigua escuela-convento, con una iglesia que da a la calle. Ese complejo podría convertirse en la nueva sede de Roma de la FSSPX. Las fotos que ven son relativas a aquel edificio.





domingo, 19 de marzo de 2017

COMENTARIO ELEISON Número DV (505) - 18 de marzo de 2017

¿Vida Católica?
Cuando Dios lo ordena, las más fuertes tormentas se calman.
A quien Dios protege, los peores hombres no dañan.
Otro joven me escribe sobre el problema de vivir como un católico en el mundo de hoy que nos rodea. Pero, ¿qué católico puede no tener un problema en el mundo de hoy? Sus preguntas sobre el mundo y la Iglesia están en bastardillas. Algún consejo del autor de estos “Comentarios” les sigue:—
Es más y más difícil para mí vivir una vida acorde con la Fe Católica. En cuanto al mundo, tan pronto como yo me gane la vida, ¿debería pensar en mudarme a otro país, por ejemplo Francia, a fin de buscar allí los medios para fundar una familia Cristiana (por ejemplo esposa, sacerdotes Católicos acordes con la defensa de la Tradición, etc.)? En cuanto a la Misa, la Misa Tradicional más cercana a mi ciudad está en B., donde hay una capilla de la Neo-Fraternidad y otra capilla que depende de la Neo-Iglesia. ¿Qué me recomendaría Su Excelencia hacer? No conozco ningún sacerdote de la Resistencia en mi país, ni siquiera muchos católicos verdaderos – así me parece.
En cuanto al mundo, yo no le recomendaría mudarse a cualquier otro país. Hay muchas probabilidades que usted se encontrará allí con los mismos problemas, y usted habrá cortado sus raíces nativas en su propio país. Usted puede pensar que esas raíces en una ciudad moderna no valen mucho pero son mejor que nada. “Más vale pájaro en mano que cien volando”. Usted se arriesga a saltar “de la sartén al fuego”, en lugar de saltar de la sartén a la mesa de la cocina. La Providencia lo ha puesto en la ciudad donde tiene ahora su familia y sus amigos. Las soluciones hoy son más bien internas que externas, sobre todo cuando la Guerra Mundial puede empezar en poco tiempo (¡Todo el Sistema de Estados Unidos está contra Trump, y quiere guerra!)
De manera similar respecto a la asistencia a Misa. La “otra capilla” que usted menciona fue una vez mejor de lo que es ahora. Igualmente la FSSPX, como usted sabe. La apostasía hoy está en todas partes. Yo me guardaría de soluciones geográficas. Usted podría unirse un día al sacerdote que parece lo mejor y un poco más tarde él también se vuelve loco. Eso ha pasado demasiado a menudo en la Iglesia de hoy. La solución tiene que ser interna más que externa.
En cuanto a la solución interna, dado que usted lee los ‘Comentarios Eleison’, usted sabe entonces cuán frecuente y repetidamente recomiendo rezar los 15 Misterios completos del Rosario diariamente. Buenos libros (y buena música) pueden también ayudar considerablemente a alimentar y proteger la mente y el corazón. Lea lo que realmente le interesa y no solamente libros imprescindibles porque usted no obtendrá de ellos tanto como de aquellos. Dios Todopoderoso ha visto desde la eternidad en qué desastre el mundo moderno se metería. Él también ha visto desde la eternidad que hoy habría almas que quieren ir al Cielo. ¿Es imaginable que incluso en las grandes ciudades infernales de hoy, Él dejaría a estas almas sin recursos, si ellas quieren mantenerse en la senda para ir al Cielo?
Sin embargo, Él previó que todo lo externo caería bajo el control de Sus enemigos: llamadas telefónicas, correos electrónicos, drones, universidades, política, ley, medicina, etc., etc. Por eso pienso que lo que Él quiere decir al permitir tal poder a Sus enemigos, es conducirnos de vuelta a Él y a una verdadera práctica interior de Su santa religión a pesar de lo peor que los Papas y sacerdotes puedan hacer. Por lo tanto, en mi opinión, conténtese con asistir a la menos contaminada de las Misas Tridentinas que haya cerca de usted a menos que sea demasiado mala, vaya regularmente a Confesión con cualquier sacerdote que todavía esté dispuesto a escuchar Confesiones y que no le diga que un pecado no es un pecado, y encuentre la manera de rezar durante su día todos los 15 Misterios del Rosario. Y luego “tenga su alma en paciencia” y silenciosamente ruéguele a Dios que le muestre el camino al Cielo y que intervenga aquí abajo antes de que todo esté perdido. A pesar de todas las apariencias, Él todavía está en perfecto control.
Kyrie eleison.


viernes, 17 de marzo de 2017

NUEVA ENTREVISTA DE MONS. POZZO: RECONOCIMIENTO CANÓNICO Y PRELATURA PERSONAL "PRONTO"

Resultado de imagen para FELLAY POZZO

FUENTE: DIE TAGESPOST (subrayado de NP, comentarios en rojo de NP)


EL SANTO PADRE APREMIA


Francisco quiere superar la ruptura con la FSSPX - Un informe provisional del arzobispo de la curia Guido Pozzo. Por Regina Einig


Desde el 2009, Guido Pozzo, Secretario de la Comisión Ecclesia Dei, ha sido el encargado por el Santo Padre de dirigir las conversaciones con la FSSPX, separada de Roma, con el objetivo de lograr el acercamiento. Benedicto XVI mostró su voluntad de reconciliación en 2009 con el levantamiento de la excomunión de los obispos consagrados ilícitamente por Mons. Lefebvre. Ahora el papa Francisco les ha otorgado a los sacerdotes de la Fraternidad facultades para confesar.

Excelencia, en julio, la promulgación del documento Summorum Pontificum cumplirá su décimo aniversario. El papa Benedicto XVI quiso construir un puente para la FSSPX. ¿Confía usted en que la ruptura entre la FSSPX y la Santa Sede sea sanada y se erija una Prelatura Personal este año?

El camino de reconciliación entre la FSSPX y la Santa Sede ha sido buscado persistentemente desde 2009, aunque gradualmente y en diferentes etapas. Hoy podemos decir que el acercamiento ha progresado mucho, y podemos estar confiados en que pronto se superará la ruptura con el reconocimiento canónico de la Fraternidad bajo la forma legal de una Prelatura Personal. Para alcanzar este objetivo, por un lado, se solicita a la Fraternidad aceptar la “declaración doctrinal” formulada por la Santa Sede. Por otro lado, la preservación de la identidad espiritual, teológica, litúrgica, disciplinaria y pastoral de la Fraternidad está garantizada por una ley especial con sus estatutos correspondientes. Sin embargo, no se han fijado límites de tiempo. Estamos confiados en la intercesión y la ayuda maternal de Nuestra Señora de Fátima, cuyo 100 aniversario celebramos este año. Ciertamente que la promulgación del Motu proprio Summorum pontificum por Benedicto XVI liberando la misa “Vetus ordo” representó un momento crucial que marcó un punto de inflexión en las relaciones con la Fraternidad, sin embargo, fue fundamental en 2009 la decisión del papa de levantar las excomuniones a los obispos consagrados por Lefebvre, confirmada por Francisco, y mantener conversaciones doctrinales entre la Congregación para la Doctrina de la Fe -estrechamente conectada a la Comisión Ecclesia Dei- y la FSSPX.

¿Usted apoya los planes de la Fraternidad de establecerse en Roma? Los medios mencionaron recientemente la iglesia Santa Maria Immaculata all'Esquilino.

Hemos escuchado estas presuntas noticias en los medios de comunicación. Algunos me atribuyeron el papel de intermediario en este asunto, lo que me es completamente ajeno. Creo que es evidente que la posible adquisición de una iglesia rectoría o una iglesia en Roma por la FSSPX presupone la plena reconciliación y el reconocimiento formal legal por parte de la Santa Sede.

El Santo Padre extendió la facultad de confesar a los sacerdotes de la Fraternidad después del año santo y también recibió a Mons. Fellay en enero. ¿El papa ha asumido como una tarea suya el acuerdo con la FSSPX?

Para el Santo Padre la cuestión de la unidad de la Iglesia está siempre en su corazón, y siempre alienta a encontrarse con magnanimidad y con la disposición de escucharse unos a otros (Unidad bajo el tirano Francisco. En caso de duda, preguntar a los Franciscanos de la Inmaculada o a los Caballeros de Malta, entre otras desdichadas víctimas de Francisco). Esto no significa que uno esté siempre de acuerdo con la opinión de los interlocutores, pero el Santo Padre insiste en una actitud positiva y constructiva en el diálogo. Un clima de relaciones amigables donde un lado se dirige al otro con respeto, permite tratar las cuestiones doctrinales y pastorales en una atmósfera de confianza y apertura en lugar de una atmósfera de desconfianza y prejuicios. (Luego, Mons. Lefebvre -salvo cuando firmó el protocolo del 88- pecó de desconfiado y prejuicioso)

¿Qué cuestiones doctrinales, desde su punto de vista, deben ser aclaradas principalmente con la FSSPX?

La Fraternidad ha apuntado siempre a una cierta ambigüedad (poca cosa) que en su opinión se puede encontrar en algunas (pocas) formulaciones de los documentos del Concilio y, especialmente, en la práctica de la Iglesia postconciliar (por eso hay que estar de acuerdo con el 95% del concilio), en cuanto al ecumenismo, al diálogo con las religiones no cristianas, a la relación entre la Iglesia y el Estado, a la libertad religiosa, que se entiende como indiferencia o relativismo; a la conexión entre la manera de pensar cristiana y las ideologías de la modernidad; y a algunos aspectos de la reforma litúrgica y su aplicación. Mons. Fellay afirmó en una entrevista el año pasado que la Fraternidad se reserva el derecho de señalar la ambigüedad y los errores que cree ver (o se imagina); sin embargo, la autoridad de Roma es la que debe aclarar los desacuerdos y los puntos críticos. Creo que, incluso después de la reconciliación, las dificultades y reservas de la Fraternidad deben ser tomadas en consideración para llegar a una clarificación, una profundización y una precisión ulterior de estos puntos (vanas ilusiones). Por otra parte, la Congregación para la doctrina de la fe ha intervenido varias veces durante estos cuarenta años, para explicar ciertas interpretaciones erróneas o malentendidos sobre ciertas enseñanzas del concilio, para clarificarlas y corregirlas (¿Eso ha representado algún remedio eficaz en esta crisis? Ninguno, porque los responsables de la Congregación para la doctrina de la fe han sido herejes modernistas y los jefes directos de éstos, los papas, también han sido herejes modernistas) No veo por qué no podemos continuar con este trabajo de aclaraciones y respuestas a dudas y reservas que se plantean con un espíritu religioso y no polémico.

¿Hasta qué puntos ya hay acuerdo?

Hay un punto absolutamente fundamental de acuerdo con la FSSPX: El Magisterio de la Iglesia no está por encima de la palabra de Dios, escrita o transmitida, sino que la sirve, enseñando solamente como lo que le ha sido entregado (Dei Verbum, 10). El Magisterio, por su parte, a quien Cristo ha confiado la protección, la defensa e interpretación de la fe, tiene la tarea de explicar y autentificar los textos del Magisterio anterior, incluyendo los textos del concilio Vaticano II, bajo la auténtica luz de la Tradición ininterrumpida. Es lo que hace la Iglesia con la asistencia del Espíritu Santo, pero nunca con una novedad que contradiga lo precedente, sino con un mejor entendimiento de la fe, en la misma doctrina, sentido e interpretación (Vat. I, Dei Filius, 4 y Vat. II, Dei Verbum, 8). Este principio debe aplicarse a los documentos del Vaticano II, que deben ser leídos a la luz de la tradición y de acuerdo con la enseñanza constante de la Iglesia como el mismo Monseñor Lefebvre reconoció en 1981 en una carta al Papa Juan Pablo II. (Es la llamada “hermenéutica de la continuidad”: el Vaticano II no contiene errores. Todo error que se atribuya al Vaticano II tiene que ser causado, forzosamente, por una errónea interpretación del concilio. ¿En algo esto les recuerda al cuento del rey desnudo o a cierta táctica defensiva del avestruz?)

¿Esto qué significa?

Esto decir, que si se propone una interpretación o comprensión o práctica del Vaticano II que está en discontinuidad o en ruptura con la doctrina católica definida y enseñada previamente por el Magisterio, esta interpretación debe ser rechazada como falsa o inadecuada. El problema no es entonces el concilio Vaticano II en cuanto tal, sino una cierta manera de comprensión, práctica o aplicación, lo que se llama el “espíritu del concilio”.  El Papa Benedicto XVI habló de un “concilio verdadero” (y bueno) y un “concilio virtual” (y malo), siendo éste último el fruto del poder de los medios de comunicación masivos, la corriente modernista en teología, en otras palabras, la “ideología conciliar” que se ha superpuesto a la “mens” verdadera de los padres del concilio. (Entonces, que quede bien claro: el concilio es impecable, totalmente católico, intachable, perfecto. Todo lo malo que se atribuye al concilio, proviene de una oscura conspiración posterior al Vaticano II, maldad de la cual éste está enteramente libre, puro e inmaculado).

En la última edición de la revista “Courrier de Rome” publicada por la FSSPX, el autor describe la Misa de acuerdo al misal de Paulo VI como “Santa Misa”. ¿Podemos calificar esto como que la validez del nuevo misal es aceptado en el seno de la Fraternidad ahora?

Hasta donde sé, la Fraternidad nunca ha cuestionado la validez del rito de la misa de Paulo VI o los libros litúrgicos promulgados por Juan Pablo II. Ya en 1988, la validez de la misa celebrada de acuerdo con el Novus Ordo fue reconocida en el protocolo preparado por el entonces Cardenal Ratzinger con el consenso de Mons. Lefebvre. El protocolo no siguió adelante por otras razones. (Y ahora Mons. Fellay lo recupera desde el basurero donde lo arrojó Mons. Lefebvre, y lo resucita).
Las reservas de la FSSPX respecto al Novus Ordo me parece que conciernen a ciertos aspectos de éste (como por ejemplo las oraciones del Ofertorio, la comunión en la mano, etc.) así como la naturaleza de las celebraciones Eucarísticas, que de hecho en diferentes partes se llevan a cabo con errores doctrinales y abusos litúrgicos. Pero esto también se puede discutir y aclarar. (Alguien regale el “Breve Examen Crítico del Novus Ordo Missae” a Mons. Pozzo).
Preservando una actitud constructiva, no polémica o prejuiciosa, la discusión de estos temas ayudará a proveer más claridad y reglas detalladas para promover la doctrina correcta e intacta exenta de error; para evitar malentendidos y deficiencias, o interpretaciones sesgadas y superficiales, que fueron características de una cierta comprensión y una cierta difusión del concilio Vaticano II y de allí la línea de discontinuidad y de ruptura con la Tradición católica que por desgracia todavía son significativas. (De nuevo: el Concilio está perfecto; el defecto está en una imagen falsa del concilio y en los abusos que se hacen de él).

miércoles, 15 de marzo de 2017

MONS. TOMÁS DE AQUINO OSB - LA VOZ DE FÁTIMA N° 5 Y N° 6



VOZ DE FÁTIMA, VOZ DE DIOS Nº 5
4 de marzo de 2017
Vox túrturis audita est in terra nostra
(Cant. II, 12)

En Fátima Nuestra Señora habla de política al hablar de Rusia, pues fue la política soviética la causa de las guerras, habré y persecuciones anunciadas en Fátima.
Pero hablar de política ¿conviene a Nuestra Señora? ¿No es necesario separar política y religión, Iglesia y Estado, cada cual en su propia esfera sin intervenir en los asuntos uno del otro?

Grave error sería pensar así. Los enemigos de la Iglesia procuran difundir este modo de pensar, pues quieren separar las naciones católicas del seno de la Iglesia. Los católicos no se dan cuenta de que las naciones católicas están unidas a la Iglesia como el cuerpo está unido al alma. Iglesia y Estado forman una sola realidad, de la cual Nuestro Señor Jesucristo es la cabeza y los Estados, los miembros. La Iglesia es el alma. El Estado el cuerpo.

La masonería sabía lo que hacía cuando declaró la guerra a las monarquías católicas heredadas de la Edad Media, época en que los Santos Evangelios eran la ley del mundo civilizado a través de esta unión entre la Iglesia y el Estado.

Hoy esta unión está rota y el cuerpo de la sociedad, separado de su alma, se vuelve cada día más semejante a un cadáver exhalando el aroma de la muerte.

Que el mundo se vuelva a su Redentor por la intercesión de la Medianera de todas las gracias, a cuyo Inmaculado Corazón Rusia debe ser consagrada por el Santo Padre en unión de todos los Obispos y así volver al redil de la Iglesia para que el mundo tenga un tiempo de paz.


+ Tomás de Aquino OSB

 ________________________________________

VOZ DE FÁTIMA, VOZ DE DIOS Nº 6
11 de marzo de 2017
Vox túrturis audita est in terra nostra”
(Cant. II, 12)
        

         El Apocalipsis nos presenta los hechos que ocurrirán cuando aparezca el Anticristo.

         Dom Emmanuel, abad benedictino del siglo XIX y párroco del pueblo de Mesnil-Saint-Loup, nos describe en términos proféticos el esfuerzo de seducción que precederá y acompañará la vida del hombre de pecado, que hará prestar a sí mismo los honores debidos a Dios. Para obtener discípulos, el Anticristo no escatimará esfuerzos para verse aceptado por los adeptos de toda clase de falsas religiones y procurará conquistar incluso a los católicos. Escuchemos lo que él nos dice:

“Es muy creíble también que el Anticristo contará, para ascender, con todos los partidarios de las falsas religiones. Él se dará a conocer como lleno de respeto por la libertad de cultos, una de las máximas y una de las mentiras de la bestia revolucionaria. Dirá a los budistas que es un Buda; a los musulmanes que es Mahoma y un gran profeta. Nada impide que el mundo musulmán acepte el falso mesías de los judíos como un nuevo Mahoma.

¿Y qué sabemos? Tal vez llegará hasta decir, en su hipocresía, como Herodes su precursor, que quiere adorar a Jesucristo. Pero eso no pasa una burla amarga. ¡Malditos los cristianos que soportan sin indignación que su adorable Salvador sea puesto lado a lado con Buda y Mahoma, en no sé qué panteón de falsos dioses!”

¿Quién no reconoce en esta descripción profética el ecumenismo inspirado por el concilio Vaticano II?

¿Pero habrá algún ecumenismo superior, una unidad trascendente de las religiones, donde las religiones estarían unificadas “desde arriba”, como dice Olavo de Carvalho?
No, de ningún modo. La Religión, es decir, conjunto de verdades y de preceptos por los cuales nuestra vida está ordenada a Dios, sólo existe una. Y la religión católica, con exclusión de todas las otras.

Con la gracia de Dios, volveremos a este tema en el próximo número.

+ Tomás de Aquino OSB